En Huatulco existe una poderosa y aromática razón para dejar de ver un rato el mar: el café. Muy cerca de las hermosas playas se encuentran las fincas cafetaleras donde se produce uno de los mejores cafés de México, el Pluma Hidalgo. El inconfundible aroma, los sorprendentes paisajes de la sierra oaxaqueña y la calidez de quienes atienden estos hermosos parajes generan una deliciosa adicción.