Aventúrate cabalgando en algunas de sus playas o en terrenos montañosos. Aprovecha la oportunidad de conocer uno de los ecosistemas más hermosos de la zona, admirar la flora y fauna de la localidad; subir a las montañas, bajar a la costa y darte un chapuzón. Los caballos son dóciles, así que no te preocupes si no eres experto cabalgando.