De las gastronomías de México, la de Oaxaca se distingue por la marcada presencia de elementos prehispánicos que si bien se han fusionado deliciosamente con ingredientes del Viejo Mundo, destacan por su sabor o color en cada platillo. Del chocolate al chile, pasando por los exóticos chapulines, el delicioso quesillo y su pan de yema, hasta llegar al sabroso mezcal, la cocina oaxaqueña tiene siempre una sorpresa para el paladar. Y en la costa, frente a las aguas color esmeralda de sus playas, los mariscos se proponen como una alternativa más para los visitantes. Podras disfrutar la mayoría ellos en el restaurante del hotel Mesón La Posada donde los atenderemos con gusto de 7 am a 10 pm.